«Mi nueva casa en Santa Teresa, la aventura de mi mudanza»

MI NUEVA CASA EN SANTA TERESA, LA AVENTURA DE MI MUDANZA

Acabo de comprar una casa en Santa Teresa, en el centro de Mexicali. Desde el principio pensé que sería complicado comprar ésta casa, que estaba fuera de mi alcance. Tras 3 semanas de búsqueda mi agente inmobiliario encontró precisamente lo que estaba buscando y me ayudó a conseguir el financiamiento con Banco Santander.

Vivía en la zona de Nuevo Mexicali, en la parte oeste de la ciudad y por motivos laborales de mi marido, necesitaba vivir en el centro, y nos gustó mucho Santa Teresa. Nuestro primer pensamiento fue alquilar algo durante un tiempo, con tiempo para comprar una casa en Santa Teresa más tarde. 

Sin embargo, el agente inmobiliario al que acudí preguntando por un alquiler en esta zona, después de escucharme atentamente al teléfono, me preguntó por qué no nos reuníamos para tratar el tema de la renta con tranquilidad. En la reunión el agente me explicó que ahora teníamos posibilidades de comprar una casa en Santa Teresa en vez de rentarla, que podía conseguir una casa o departamento a un buen precio, sólo tenía que darle algún tiempo.

Mi marido y yo pensamos que podrá ser una alternativa y accedimos. Un par de semanas después nos presentó una casa excelente. Una casa en Santa Teresa a un precio que nos podíamos permitir, porque necesitaba algunas reformas.

Mi marido y yo estamos contentos con esta nueva casa en Santa Teresa. Es una buena colonia, es amplia, cuenta con la oportunidad de  reformarla y decorarla a mi gusto y la zona es segura. Nada como confiar en un agente inmobiliario profesional que te entiende y no da la batalla por perdida.

Sin embargo, no me esperaba que la gran aventura de mi nueva casa, (porque ha sido eso: una aventura), fuera la Mudanza.  Casi se convirtió en una pesadilla.

Mi mudanza a nuestra nueva casa en Santa Teresa

Casi todo me salió mal desde el principio; desde que empecé a hacer las cajas; quizás porque nunca me había mudado antes. Me di cuenta que ni sabía hacerlas; ni tenía claro si contratar a una mudanza o hacerla yo misma. Me pareció que tenía más posesiones, (ropa, muebles, trastos,…) que una familia numerosa.

El desmontar los muebles fue un problema; qué guardar y qué tirar fue un problema mayor; cómo empaquetar las cajas fue otro problema, (aunque parezca increíble), y todavía lo peor estaba por venir.  De la antigua casa en Nuevo Mexicali a mi nueva casa en Santa Teresa  hay bastantes kilómetros y mi primo, que se ofreció con su furgoneta, para ahorrarnos un dinero con la mudanza, fue la verdadera aventura. 

Su intención fue buena, pero al final él y su camioneta se convirtieron en una pesadilla. Dio 4 viajes desde Nuevo Mexicali a Santa Teresa y la camioneta se averió 1 vez. Además,  en uno de los desplazamientos  tuvo 1 accidente leve donde chocó con otro coche que freno de repente.  Al final al costo de la casa en Santa Teresa  le debemos añadir 3 días de locura.

Y mis problemas no terminaron ahí, más problemas a la hora de desembalar las cajas, colocarlo todo y montar los muebles. 

Tengo que decir que esta experiencia y aventura  me ha enseñado mucho. Por tanto, con ánimo de ayudar a otras mujeres en mi misma situación, he querido compartir mi experiencia y darles algunos consejos que van a serles muy útiles cuando tengan que hacer una mudanza. 

Una casa en Santa Teresa que todavía está llena de cajas

Para que comiences tu mudanza con el pie derecho, he preparado para ti el decálogo de la mudanza perfecta según María Fernanda, (esa soy yo), Master en Mudanzas por la Universidad  de la Vida.

1.- ¡Prepárate!

Las mudanzas son la ocasión idónea para hacer limpieza y deshacerte de todas aquellas cosas que no usas o no necesitas. Si eres de las que prefiere guardar, pero en tu nueva casa no entra ni un alfiler, puedes rentar un mini-almacén (Hay varios muy recomendables en Mexicali). En esta época te vendrá genial para guardar las sillas de la playa, la sombrilla, incluso la ropa de verano. Una vez que te acostumbras, no podrás vivir sin él.

Después, haz revisión. Si compras un departamento comprueba que puedes usar el ascensor para subir muebles, aparca tu coche en la puerta de tu casa, para que el “día D” lo cambies por la camioneta; Desconecta el refrigerador la noche antes y haz un inventario con las cajas a trasladar. Agrúpalas por habitaciones y características. Es decir, cajas con ropa, cajas con trastes de cocina, cajas con objetos frágiles, etc. Nota: cuando llegué a mi casa en Santa Teresa ya se habían roto 4 copas de cristal.

2.- ¿Alquilo un servicio de mudanza o lo hago yo misma?

Todo depende de tu presupuesto y de si necesitas una grúa para subir los muebles por la fachada;  pero si decides hacerlo tú misma, a veces decir no al familiar que se ofrece a ayudarte con su camioneta es la mejor opción. Renta una camioneta con o sin conductor.

Para que te entre todo sin problema en la camioneta, ésta debe tener una capacidad de unos 18m³. Aprovecha bien el espacio. Primero carga los muebles más voluminosos, después las cajas más pesadas, de forma que aseguren los muebles, y las más ligeras sobre las otras o el mobiliario.

Recuerda que es sumamente importante equilibrar la mercancía dentro del vehículo, (algo que a mi primo no se le pasó por la cabeza y casi nos matamos). Así que piensa en primer lugar como vas a distribuir los bultos más pesados para poder colocar el resto adecuadamente.

Ve rellenando con las piezas sueltas y asegura con cuerdas, para que no se caiga nada. Un consejo: ponte ropa cómoda y holgada, que te permita libertad de movimientos y no cargues cosas muy pesadas. Mejor, más viajes con menos peso. Aunque aun así a mí todavía me duele todo el cuerpo.

Mi nueva casa en Santa Teresa. Cómo lo Empaqueté Todo.

3.- El Momento de “hacer cajas”

Para tener todo listo, necesitas empezar unos días antes del día de la mudanza. Puedes comenzar por recopilar las cajas de los comerciantes de la zona y si necesitas más, comprárselas a las empresas de mudanzas

Para seguir viviendo esos días con cierta normalidad, empieza a empaquetar todo aquello que no necesitas para tu día a día.

¿Cómo empaqueté mi casa entera y la trasladé a mi nuevo casa en Santa Teresa?  Siguiendo un orden. Guarda cada habitación por separado y marca cada caja con el nombre de la estancia a la que corresponda. No olvides hacer inventario. Y si no quieres que nada se rompa por el camino, hazte con un rollo de papel de burbujas o con sábanas viejas, para envolver los objetos más sensibles.

4.- El Momento desmontar los muebles.

Ante todo, no pierdas ninguna pieza. Mete los tornillos y las piezas pequeñas de cada uno en bolsas de plástico, especificando el mueble del que se trate. Y si la cosa se complica, haz un croquis. Así, será más fácil montarlo de nuevo.

Desconecta el equipo electrónico y vacía el refrigerador y el congelador. Repasa el manual del fabricante por si existieran recomendaciones especiales que deberías seguir a la hora de realizar un transporte.

Para los cristales utiliza mantas y toallas gruesas para envolver objetos con superficies de cristal, como pudieran ser mesas o cuadros. Es una buena medida para amortiguar golpes y evitar roturas.

Escribe la palabra “Frágil” en las cajas que contengan objetos delicados. De esta manera podrás dedicarles especial atención durante la carga y descarga de los bultos. Escribe también la habitación de destino en todas las cajas.

5.-Limpiar ahora es Importante.

Antes de cargar muebles o empaquetar objetos que acumulan polvo, como libros o cortinas, límpialos en profundidad. Es bastante molesto realizar la mudanza con polvo alrededor y mi nueva casa en Santa Teresa ya estaba limpia. Además, para limpiar refrigerador y congelador no necesitas ningún producto específico. Mezcla agua caliente con bicarbonato y agua mineral y conseguirás eliminar los malos olores.

La llegada a mi casa en Santa Teresa. Que no te pase lo mismo que a mi.

Por fin, llegas a tu nuevo hogar, aunque hay tanto bulto que no sabes por dónde empezar. ¡Tranquila! Respira y comienza. Primero, monta los muebles, después, deshaz las cajas, procura ir doblándolas al mismo tiempo para que ocupen menos espacio, y por último, enchufa el refrigerador.

Para que la cosa sea rápida y no te pases días y días con la casa patas arriba, empieza colocando los muebles y las cosas de la cocina y el baño (al quitarte un número importante de cajas, te vas animando). Después, las habitaciones y termina con el salón, que es, normalmente, la estancia donde más hay que colocar.

Recuerda tu kit de supervivencia…

Piensa en el día después o, incluso, en la noche, si no quieres dormir en un colchón sin sábanas y vestida, (como lo tuve que hacer yo en mi primera noche en mi nueva casa). Ropa de cama, toallas, pijamas y un neceser para el baño son algunas de las cosas que no te pueden faltar. A la mañana siguiente, necesitas empezar con fuerzas, descansada… ¡Y limpia!

Por favor, déjanos un comentarios sobre este artículo ¿Has hecho una mudanza alguna vez?¿Cuál es tu experiencia? Tu opinión nos interesa.

Otro artículo de este blog que te puede interesar es: «Cómo comprar una casa en México si vives en los Estados Unidos. Y con Crédito» 

Si necesitas encontrar o vender una propiedad en Mexicali a buen precio, contacta con nosotros. Te ahorraremos tiempo y dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *